viernes, 30 de marzo de 2018

Las Sectas (o Iglesias) Satánicas. 2. Los Paladistas. (Satanistas teístas).




Los “paladistas” (de Palas, el titán que en la mitología griega representaba la sabiduría) quizá sean los únicos satánicos verdaderos, o al menos los que más se acercan a la idea popular del satanismo, en el sentido de que adoran, en efecto, a Satán, al que consideran un ente sobrenatural real, y practican rituales de magia negra para conseguir su favor. Este tipo de credo también recibe los nombres de “Satanismo tradicional” o “Satanismo espiritual”.

Al contrario que la Wicca, cuyas raíces hay que buscarlas en la brujería tradicional campesina, y aún antes, en los ritos neolíticos de fertilidad de la Diosa Madre, el satanismo paladiano o teista es mucho más reciente: Surge en Europa hacia el siglo XV – XVI como contraposición a la férrea represión social, de la que es cómplice una Iglesia cristiana corrupta, que señala que el orden de este mundo injusto está dictado por Dios: Él ha puesto a los poderosos nobles, con el rey a la cabeza, en lo alto de la jerarquía social, y debajo de ellos al clero, aplaudiéndoles con las orejas y cantando alabanzas, mientras la masa popular trabaja para alimentarles a costa de morirse de hambre... En este sentido empiezan a surgir grupos que se cuestionan que la Biblia diga la verdad, y que en el conflicto de los Cielos no resultara perdedor el bando protector del hombre. Es decir, Satanás.

(Los hay que rizan el rizo y señalan como origen del satanismo la adoración del becerro de oro por parte de los judíos mientras Moisés estaba de cháchara con Dios en el monte Sinaí. Esta gente ignora -u omite a posta, que es peor- que el becerro y el toro eran representaciones comunes del dios filisteo Dagán o Dagón. Pero bueno, ya se sabe...) 

Sea como fuere las primeras referencias escritas a movimientos y grupos de adoradores de Satán se encuentran ya en el siglo XVI, en puntos concretos de Francia, Italia, Inglaterra y Rusia (En España y Portugal intentos hay, pero como está también la Inquisición... pues eso). Aunque hay que separar el grano de la paja, debido a la manía de los clérigos a llamar “discípulo del Diablo” a todo supuesto hereje que se alejara de las doctrinas impuestas por Roma (como fue el caso de los “pobres” Dulcinistas en su día) hay algunos casos a lo largo de la historia que, de no ser una perversa invención posterior, son claramente satánicos... y bastante macabros: Las misas negras y los asesinatos rituales de Giles de Rais; los baños de sangre de doncella de la condesa Elizabeth Bathory;  el muy noble parlamentario inglés Francis Dashwood, y su selecto “Club Fuego Infernal”...

Estas actividades se mantienen más o menos clandestinas y aisladas, sin una unidad doctrinal, durante los siglos siguientes, hasta que en 1821 Alexis-Vincent-Charles Berbiguier de Terre-Neuve du Thym (vaya nombrecito, llámenlo Berbiguier a secas, como hacemos todos) publica en Francia “Les Farfadets”, un tratado sobre unos supuestos duendes o demonios que atormentaban al autor. El estudio de la demonología y el satanismo se ponen de  moda entre la burguesía francesa. Jacques Collin de Plancy ha publicado un poco antes (1818) su célebre “Diccionario Infernal”, con lo que los ocultistas y satanistas disponen de un detallado listado de seres diabólicos a los que adorar e invocar (y también las fórmulas y los rituales correctos para hacerlo). Ya en la segunda mitad del siglo XIX entran en escena los demonólogos Eliphas Levi (seudónimo de Adolphe-Luis Constant, por si les interesa); Joris-Karl Huysmans y sobre todo (ya a inicios del siglo XX)  Aleister Crowley quien en 1904 publica su "Libro de la Ley", sentando las bases del satanismo teísta moderno como movimiento contra-cultural (aunque su doctrina se confunda a menudo con la de los Luciferinos).

A nivel de credo y doctrina, entre los Paladianos hay dos corrientes de pensamiento:

Los que creen que el ente llamado “Satanás” es el Mal puro y absoluto, más poderoso en la Tierra que el mismo Dios creador, y realizan diferentes ritos para conseguir su beneplácito y ganarse su favor, ya sea para ganar poder o simplemente para que el Mal no les ataque. Su doctrina es sencilla: es una negación continua de lo que la Iglesia dice que hay que hacer:  Practican el fornicio simplemente para satisfacer su lujuria, se emborrachan y se drogan, no tienen respeto por los bienes ajenos, tratan de ser ante todo egoistas y es común entre ellos la blasfemia. Su símbolo más conocido es la cruz invertida, practican misas negras usando (a veces) como altar una muchacha desnuda y en lugar de la Santa Trinidad Padre-Hijo-Espíritu Santo dirigen sus rezos a la Trinidad diabólica  Lucifer-Satanás-Belcebú. Muchos practican la Magia negra, que ellos llaman de manera eufemística “la senda de la Mano Izquierda” (en contraposición con la magia blanca, llamada “la senda de la Mano Derecha”). Si su credo ha de resumirse en una frase esta sería “hágase MI Voluntad” (en contraposición al Cristianismo que dice “Hágase la Voluntad de Dios”).

Por otro lado hay otro grupo de Paladianos, más cercanos doctrinalmente a los Luciferinos, Ellos creen que Satán es el verdadero Dios, y que el que se autodenomina así es el principio de la Mentira, que ganó la rebelión de los ángeles malvados en el Cielo y que fue Dios-Satán el que fue expulsado a la Tierra. Este segundo grupo tiene una estructura doctrinal más sofisticada y no suele realizar rituales de magia. Consideran que Satanás promueve la libertad de pensamiento, el autoconocimiento... y (como no) el éxito material. No dicta un sistema de moralidad o anti-moralidad; no es el Mal porque no entiende la diferencia entre el Bien y el Mal. Cada ser humano es responsable de sus propias acciones, no debe dar cuenta a ninguna divinidad, ni será juzgado espiritualmente por ello (a nivel de la Ley de los hombres es otra cosa, claro).

Sociedades e iglesias paladistas fueron (o son)

Club Fuego Infernal (1749-1766)
Fue una sociedad de carácter altamente elitista fundada por el Duque de Wharton en 1749. Su doctrina se basaba en el Hedonismo (es decir, la búsqueda del placer por el placer) y un absoluto desprecio hacia la Iglesia Cristiana y sus creencias, que consideraban medievales y retrógradas. El acceso a este club estaba permitido únicamente a aristócratas que hubieran destacado en los campos político e intelectual. A partir de 1752 el club pasó a estar dirigido por el Barón sir Francis Dashwood, miembro del Parlamento inglés, Tesorero Real y Canciller del Reino. Se dijo de ellos que celebraban rituales satánicos y orgías, En realidad había más de lo segundo que de lo primero. Sus reuniones solían ser una bacanal más o menos controlada de alcohol y prostitutas, más que auténticos rituales satánicos.
Fueron miembros del club destacadas figuras de la política inglesa y americana, como Duque de Wharton, Robert Vansittart, Thomas Potter, Francis Duffield, Edward Thompson, Paul Whitehead, John Montagu, Earl of Sandwich, George Bubb Dodington, William Hogarth, John Wilkes y el renombrado masón Benjamin Franklin.

Orden de los Martinistas (1890-actualidad)
Sociedad secreta creada por los ocultistas “Papus” (seudónimo de Gérard Anaclet Vincent Encausse) y  Augustin Chaboseau, siguiendo la doctrina de Martínez de Pasqually (1727-1769), autor del libro “El Tratado de la Reintegración de los Seres a sus originales virtudes, poderes y cualidades”. Profundamente intelectual, sus enseñanzas buscaban el retorno del hombre a su Divinidad, considerando que la Humanidad era hija de Satanás, y por lo tanto habían sido expulsados del Cielo y del Paraíso y perdido su Divinidad, que puede ser recuperada.

Dragon Rouge (1989-actualidad)
También conocida como “Ordo Draconis et Atri Adamantis” fue fundada en Suecia  la noche de Año Nuevo de 1989 por siete jóvenes magos, liderados por el escritor Thomas Karlsson. Esta sociedad ocultista practica la magia negra con fines absolutamente prácticos y egoístas. Básicamente, para ayudar a sus miembros tanto en lo personal como lo laboral, Si uno de ellos progresa, el “Dragón Rojo”, la energía que les une a todos, crece también, por lo que todos se benefician del éxito de su compañero. Les interesa especialmente “el lado oscuro”, es decir, lo que llamamos “el Mal” u “obra de Satán”, pues para ellos no hay existencia completa si no se exploran tanto la luz como la oscuridad. No es una sociedad secreta propiamente dicha, ya que celebra regularmente conferencias y organiza visitas a lugares cargados de poder mágico. Más privadas son las ceremonias, prácticas mágicas y cenas con velada de debate  filosófico.  Existen logias de esta sociedad en Suecia, Alemania, Italia, República Checa, Grecia y Argentina.










miércoles, 28 de febrero de 2018

Las Sectas (o Iglesias) Satánicas. 1. Los luciferinos.



Para empezar, una aclaración: En contra de los que cree mucha gente los que adoran a Satán (los satanistas, vamos)... son cristianos. O al menos, una herejía del Cristianismo, o del Judaísmo, si se prefiere. Consideran que los libros sagrados que forman la Biblia fueron escritos “por los vencedores” en su conflicto... En este caso, claro, los adeptos a Dios y a su Iglesia. Esta afirmación suele fastidiar mucho a los satanistas, así que, si os invitan a uno de sus aquelarres, no lo comentéis a modo de chiste para romper el hielo...

Los satanistas más antiguos son los Luciferinos... que se enfadan a su vez mucho si se les llama “satanistas” (otro dato para no olvidar). Y es que los Luciferinos no creen que Lucifer y Satán sean el mismo ser... sino dos muy diferentes.

Así que en lugar de llamarles directamente “satanistas” les llamaremos “herejes”, que queda así como más neutro. Sea como fuere, el nombre aparece en la historia en el siglo IV de nuestra era. En concreto hacia el año 362, en el Concilio de Alejandría. En él el obispo Atanasio solicitó el perdón y la indulgencia para aquellos sacerdotes y obispos que en su día hubieran abrazado la herejía arriana (que, básicamente, sostenía que Jesús era hombre y no Dios). A esto se opuso ferozmente el obispo de Cerdeña, Luciferus (portador de la luz) de Cagliari, provocando lo que se llamó “el cisma luciferino” al negarse a acatar la decisión del concilio de conceder tal perdón (rencorosillo que era el hombre), y seguir su ejemplo numerosos miembros del clero de Italia y la Península Ibérica, que fueron llamados, evidentemente “luciferinos”. Por otro lado este cisma (más bien pataleta tozuda) no tenía alteraciones doctrinarias, así que la cosa acabó en agua de borrajas... salvo por un pequeño detalle secundario: Uno de los amigos de Atanasio era nada menos que Eusebio Hierónimo (más conocido como san Jerónimo) que, al traducir la Biblia al latín, tradujo el hebreo “helel” (lucero) que se menciona en Isaías 14.12-14 por “Lucifero”, anatemizando para siempre el nombre de su adversario doctrinal al relacionar su nombre con el del Diablo, o al menos con el del ángel rebelde que se alzó contra Dios (y que los hebreos relacionaban con Venus, la estrella o lucero del alba).

Hasta aquí, fetén. Por razones evidentes, los padres dejaron de bautizar a sus hijos como “portadores de la luz” (Lucifer), el nombre del obispo de Cagliari quedó denostado y a otra cosa. Pero la mezquina venganza de san Jerónimo tuvo un efecto secundario con el que nadie contaba. Otra secta herética del cristianismo, los gnósticos, se quedó con el nombre de Lucifero, el portador de la luz.
Los cristianos gnósticos creían que en el origen de todo, como no podía ser de otro modo, había una diosa Madre Creadora, Sofía (la Sabiduría) o Gnosis (Conocimiento). Ella empezó la Creación poco a poco, sin prisas, para hacerla perfecta. Entonces apareció el Demiurgo (Hacedor, constructor) el dios macho, que dijo algo así como: ¡Ja! ¡Qué lenta vas! Esto lo hago yo en siete días y aún me sobra uno! Y así lo hizo. Pero como lo hizo a toda prisa, lo hizo imperfecto, y por ello hay cosas buenas y malas en el mundo. Como tonto no era, el Hacedor se quedó con la parte mejor hecha, la que había creado al principio la Sabiduría. Y para que la diosa no le molestase con las críticas al mal apaño que había hecho, la convirtió en árbol. El famoso árbol del Conocimiento. Un ángel rebelde (que los gnósticos identificaron con Lucifer, el portador de la luz) le dio el fruto de ese árbol a Eva, que a su vez se lo dio a Adán. Así se volvieron sabios, y por lo tanto rebeldes, pues el mejor esclavo y sirviente es el ignorante. Enojado el Hacedor los expulsó del Paraíso a los tres (Adán, Eva y Lucifer) obligándoles a vivir en el mundo imperfecto creado a toda prisa...

Así, según los Luciferinos, Lucifer no es el enemigo de la Humanidad sino su valedor, a la manera del Prometeo griego. El adversario del ser humano, el que busca su perdición, es Satán. ¿Y Dios, el Hacedor? Pues con un punto de vista muy oriental, de él procede tanto el Bien como el Mal. Mantiene egoistamente para sí el Conocimiento, la Gnósis, la Sabiduría, Sofía convertida en árbol del Conocimiento en mitad del Paraíso perdido. Aunque una pequeña parte de ella fuera entregada por el “Portador de la Luz”, Lucifer, a la Humanidad... que, hija de la creación del Hacedor, tiene en su mano tanto la capacidad de hacer el bien como de hacer el mal, y es las dos cosas a la vez. Para los luciferinos, la iluminación es el objetivo final. Los principios luciferinos básicos resaltan la verdad y la libertad de voluntad, adorando al ser interno y al potencial máximo de uno mismo. No hacen falta dioses, no hace falta la promesa de un premio o la amenaza de un castigo para distinguir el bien del mal y hacer el bien. Todas las ideas deben probarse antes de ser aceptadas, e incluso entonces uno debe permanecer escéptico porque el conocimiento y la comprensión son fluidos.

Lucifer es, en última instancia, un arquetipo para los denominados luciferinos “puros”: una representación del último conocimiento y exploración: el salvador de la humanidad y un campeón para el crecimiento personal continuo. (Luego están los Luciferinos “teistas” que lo consideran un ente, una deidad real, que no debe ser adorada como el Dios Hacedor Judeo cristiano, sino venerada como maestra y amiga, como “espiritu guía” hacia ese conocimiento que desde el inicio de los tiempos ha sido vedado a la Humanidad. 

Sociedades luciferinas son (o fueron en sus inicios):

La Thelema o “Escuela de Libre Pensamiento”,   fundada por el escritor británico Aleister Crowley, (que era un poco... raro) basada en el mito de muerte y renacimiento del dios egipcio Osiris, identificado por los luciferinos como la versión egipcia de Lucifer (aunque a mi me chirría bastante su lema de “Haz tu Voluntad, será toda la Ley”, lo encuentro demasiado egoísta para ser cien por cien luciferino, pero bueno...)

​La Masonería, sociedad secreta fundada en 1717, que sigue la tradición luciferina afirmando que Lucifer es el Intelecto, que fecundó a Eva de su primer hijo, Caín, y que sus descendientes, los cainitas, representan a los intelectuales que transforman la humanidad y que dotan de libertad absoluta al hombre. Aunque claro, la masonería es laica y librepensadora, y advierte que lo anterior es una fábula que no debe ser tomada al pie de la letra.

La Teosofía, doctrina de pensamiento desarrollada por  Helena Blavatsky, Henry Steel Olcott  y William Quan Judge en la segunda mitad del siglo XIX. Su propósito es desarrollar filosofía y ciencia por medio de corrientes humanistas. Lucifer, al que llaman Metatrón, representa la Luz de la Razón.  La Sociedad teosófica, fundada por ellos en Nueva York en 1875, sigue más o menos activa en numerosos países. Su revista oficial se llama, evidentemente “Lucifer”

La Orden Hermética del Alba Dorada. Una escisión de la masonería inglesa, fundada en Londres en 1888 por William Wynn Westcott y Samuel MacGregor Mathers, el Duque de Wessex. Se consideran sucesores espirituales de los templarios y de los rosacruces originales alemanes, y aunque se declaran espiritualmente Luciferinos, consideran que el relato ha de ser tomado como una parábola simbólica.

La Orden de la Estrella de la Mañana (Order of the Morning Star) fundada por la astróloga británica Madeline Montalban en 1956, también se declara luciferina... aunque de una manera un tanto... rara.  (son frikis hasta para mi)

Iglesia Neo-Luciferina. Más raros aún que la anterior. Estos mezclan la gnosis, el esoterismo occidental, el vudú, el luciferismo, la thelema y la magia

Iglesia Mayor de Lucifer. La más moderna hasta la fecha, fundada en el año 2014 en Houston, Texas, bajo el liderazgo de  Jacob No, Michael W. Ford y Jeremy Crow, (éste último también fundador de la Luciferian Research Society).  En enero de 2015, los fundadores de IML presentaron documentos en el Juzgado del Condado de Austin para hacer negocios bajo el nombre IML. Jacob No describe a la IML como una organización que "sigue una filosofía y es una religión no dogmática, que enfoca sus enseñanzas hacia el mundo práctico”.  Sin comentarios...





miércoles, 31 de enero de 2018

En busca del tesoro de los templarios 7. (y último) La Isla del Roble




Teniendo en cuenta la relación entre Enrique el Navegante de Portugal y la Orden de Cristo (que en la práctica eran los templarios con otro nombre) por un lado, y los misteriosos bajorrelieves de la capilla de Rosslyn en los que algunos han creído ver mazorcas de maíz (es decir, un producto básicamente americano) por otro... algunos señalan que el tesoro de los templarios fue escondido mucho más lejos aún: en el llamado “Pozo del dinero” de la isla del Roble.

La Isla del Roble (en inglés, Oak Island) está situada frente a las costas de Nueva Escocia, Canadá. Es una isla de poca altura (11 metros en su punto más alto) y no muy grande, unos 570 metros cuadrados. En un principio, no destaca demasiado entre las otras 360 pequeñas islas e islotes de la bahía de Mahone.

La historia del famoso “pozo del dinero” se remonta a 1795. Un adolescente, Daniel McGinnis, encontró una polea que colgaba de una gruesa rama de un roble. Y justo debajo, una hendidura u hondonada en forma de circulo. Junto con dos amigos empezaron a cavar pensando en tesoros escondidos por piratas. Encontraron una capa de lajas de piedra a 30 cm. En las paredes del pozo también hallaron marcas de que había sido excavado artificialmente. A 3 metros. Se toparon con  una capa de troncos. Siguieron sacando tierra y finalmente, a los 10 metros. de profundidad, abandonaron la excavación al no encontrar nada. 





Cinco años más tarde, en 1803, una compañía prospectora, la Onslow Company, se interesó por la historia de los muchachos y excavó hasta los 27,43 metros de profundidad. Cada tres metros encontraban troncos o marcas, y sacaron  mantos de carbón, masilla y ¡fibra de coco! a 12, 15 y 18 metros. A 27 metros encontraron una piedra plana con símbolos escritos, que alguien tradujo como “14 pies abajo, 2,000,000 de libras esterlinas están enterradas” (No me busquen mucho esa famosa piedra, no hay fotos ni dibujos de ella y desapareció en 1912. Luego voy a ello). Parecía prometedor, pero entonces el túnel se inundó de agua hasta una profundidad de 10 metros y las obras fueron abandonadas.

Hubo otro intento en 1849, por parte de la Truro Company. Drenaron el pozo y siguieron cavando. La perforación atravesó una capa de madera a 30 metros, una capa de “fragmentos metálicos”, otra de madera, otra de metal, dos capas de madera más y algo más de 2 metros de arcilla

Bien... pues hasta aquí no se sabe a ciencia cierta qué parte es verdad y cual fabulación. La primera referencia escrita que tenemos de todo lo dicho anteriormente data de octubre de 1856, cuando el periódico Liverpool Transcript la publicó. Otros periódicos, a posteriori, se hicieron eco de la historia, pero tomando como única fuente de referencia este primer artículo.

Sea como fuere, las perforaciones se dispararon a raíz de la publicación de la historia: Están documentados trabajos de excavación y perforación en 1861 por la Oak Island Association, la cual llegó hasta una caverna natural. La empresa se declaró en quiebra en 1864, sin encontrar ni una mísera moneda. Otros tomaron el relevo en 1866, 1893 y 1909 (la  Old Gold Salvage group, de la que era accionista el propio presidente de los USA Franklin Delano Roosevelt)



En 1931 un tal William Chappell encontró a 50 metros de profundidad un hacha, un ancla y un pico. Pero tras tantos años de excavaciones y derrumbes, se dudó de que fueran herramientas originales de los que enterraron el tesoro, y no deshechos de excavaciones anteriores.

Entre 1935 y 1936, estuvo escarbando aún a mayor profundidad Gilbert Hedden, un magnate del acero que estaba convencido que ahí estaba enterrado el tesoro del capitán Kidd.

En 1959 la familia Restall también trató de llegar al supuesto tesoro. Apenas unos meses después de los inicios de las excavaciones el pozo se derrumbó sobre cuatro trabajadores que murieron asfixiados.

En 1965 Robert Dunfield empleó una grúa de 70 toneladas para agrandar el pozo si peligro de derrumbes... Tampoco encontró nada.

En 1967 la Triton Alliance, Ltd. compró casi toda la isla. En 1971 se excavó hasta los 72 metros de profundidad gracias a un pozo de cimentación de acero. Se alcanzó  un lecho rocoso. Se introdujeron unas cámaras que  descubrieron restos humanos, cofres y herramientas... pero las imágenes no eran claras en absoluto, y el pozo volvió a colapsar. La empresa, ¡oh qué sorpresa! quebró (y van...). Se iniciaron una serie de pleitos entre los deudores y los socios de Triton acerca de la propiedad de la isla, que se prolongaron varias décadas. Finalmente, la parte de la isla “interesante” fue comprada en el 2005 por 7 millones de dólares a un grupo financiero estadounidense... que a su vez especuló con el terreno vendiéndolo (por una cantidad no revelada) en abril del 2006.

Aún en el 2017 los hermanos Rick y Marty Lagina  estaban hurgando en el “pozo del dinero” esperando llegar al supuesto tesoro. Su prospección, popularizada por un documental de varios episodios del Canal Historia descubrió en febrero de ese mismo año una pieza de metal  de gran tamaño que podría haber formado parte de un cofre del tesoro.

¿Y en qué consiste el supuesto tesoro tan profundamente enterrado? Los hay que sugieren que el de los templarios, como ya se ha dicho. Ya saben: el Arca de la Alianza y, en su interior, el Santo Grial.
Los que justifican esta teoría dicen que los masones (considerados herederos de la mística templaria) mencionan en numerosos textos la alegoría de que ciertos secretos han de permanecer ocultos (“enterrados” dicen literalmente) ya que los no iniciados no están preparados para conocer la verdad... Personalmente lo encuentro un poco cogido por los pelos, pero bueno...
Pero los templarios no son los únicos “candidatos” a ser los que escondieron esas supuestas riquezas:

Un supuesto experto en lenguas antiguas, el profesor Barry Fell, indicó que los caracteres de la losa que la Onslow Company, encontró a 27 metros de profundidad en 1803 ¡eran nada menos que caracteres de un dialecto copto! Es decir, la “lengua común” o escritura sencilla que usaban los antiguos egipcios. Según esto, lo que estaría escondido en el fondo del pozo del dinero sería un tesoro de tiempos de los faraones... (Aunque vaya viajecito que se pegaron para esconderlo).
Sobre la famosa losa (ya les dije que volvería a ella) pasó al parecer de mano en mano, como objeto curioso. Se dice que un tal Smith, accionista de la Onslow Company, la tenía decorando su salón, sobre la chimenea. Se dijo también que tiempo después fue vista como decoración en el descansillo de la entrada del taller de un librero en Halifax. En algún momento estuvo en manos del Reverendo A.T. Kempton de Cambridge, Massachusetts, ya que éste le entregó una copia de los símbolos de la piedra al historiador Edward Rowe Snow, en 1951. que los reprodujo en su libro “True Tales of Buried Treasure,”

Otra leyenda afirma que lo que esconde son ¡las joyas de María Antonieta! Según esta teoría una criada fiel de la reina francesa escapó con las joyas escondidas en su ropa, por orden expresa de la reina. La criada huyó a Inglaterra ayudada por oficiales de la marina francesa. El plan era que cuando los reyes escapasen de Francia (cosa que, en efecto, trataron de hacer en 1791) ella se reuniría con ellos devolviéndoles el tesoro. Cuando estos fueron guillotinados partió a América y con ayuda de franceses monárquicos escondió profundamente el tesoro, en un lugar llamado “Acadia” con la idea de que cuando se restaurase la monarquía francesa se pudiera recuperar el tesoro. Según esta teoría Daniel McGinnis espió los trabajos de excavación y por ello se puso a cavar precisamente en ese lugar en 1795

En 1953 Penn Leary publica el libro “The Oak Island Enigma: A History and Inquiry Into the Origin of the Money Pit”, en el que afirma que el “tesoro” es en realidad ¡los textos originales de las obras de Shakespeare! firmadas por su verdadero autor, Sir Francis Bacon. Por increíble que parezca, esta teoría esta respaldada por dos investigadores noruegos:  Erlend Loe y Petter Amundsen

Suponiendo que haya un tesoro (cosa en la que, personalmente, tengo muy serias dudas) la hipótesis  más lógica sería la que pensaron originalmente los tres adolescentes que empezaron a cavar: Que el pozo esconde un tesoro pirata, de Edward Teach (Barbanegra), Henry Avery, o (el que tiene más defensores) el del capitán William Kidd, que tras su travesía como corsario por el Índico y al enterarse en Nueva York que lo acusaban de piratería enterró una parte del botín obtenido en  Isla Gardiners, (cerca de East Hampton) que fue recuperado gracias a la confesión de uno de los que le ayudaron a ocultarlo. Pero la mayor parte del tesoro que llevaba en las bodegas de su barco nunca fue encontrado, por lo que Kidd debió esconderlo en otro lugar ¿Quizá Oak Island? Sea como fuere, interrogado (antes de ser ejecutado) sobre el aparadero de dicho tesoro William Kidd se jactó diciendo que estaba “ donde nadie más que Satán y yo mismo pueda encontrarlo”

Los geólogos serios afirman desde 1911 que la hondonada del “Pozo del dinero” es de origen natural. La Isla del Roble descansa sobre un lecho calcáreo surcado por corrientes de agua tanto salada (del mar) en las orillas como dulce en el interior, filtrada por la lluvia de verano o la nieve de invierno. Estas aguas, en contacto constante con la piedra caliza, la van disolviendo, creando las constantes inundaciones naturales, así como cuevas naturales. Y si una cueva se crea muy cerca de la superficie, es posible que se hunda todo el terreno, creando una pequeña hondonada como la que encontraron  Daniel McGinnis y sus amigos en 1795. De hecho, hay hondonadas de mayor o menor tamaño repartidas por toda la isla.

Una leyenda dice que cuando mueran 7 personas en el pozo se descubrirá el tesoro. De momento, han muerto 6 (que se sepa). Yo, que ustedes, no iría a cavar ahí, no sea que sean la séptima víctima. Además, actualmente toda la isla es propiedad privada. Si quieren aunque sólo sea visitarla, necesitarán un permiso de los actuales dueños.

Hay una octava hipótesis sobre el tesoro de los templarios que dice que fue llevado por orden de Enrique el Navegante ¡hasta Madagascar! Y que de ahí la obsesión de los portugueses por costear toda África y tal y pascual. Pero aún está más cogida por los pelos que esta locura del pozo del dinero. Que el nombre está bien escogido, la verdad. Varias fortunas se han gastado sacando barro de un pozo en el que no hay ninguna prueba sólida que contenga nada.

Pero nadie dijo que la ambición humana fuera lógica ¿verdad?




domingo, 31 de diciembre de 2017

En busca del tesoro de los templarios 6: Tomar: El último refugio



 El castillo de Tomar se encuentra (evidentemente) en la ciudad de Tomar (Portugal), en la margen derecha del río Nabão, Construido en el siglo XII por los templarios portugueses como parte de la llamada “línea del Tajo” para proteger la frontera contra los musulmanes, al igual que los otros castillos de la misma línea defensiva: Almourol, Idanha, Monsanto, Pombal y Zêzere. Pero el castillo de Tomar era doblemente defensivo, pues no sólo protegía la frontera, sino el llamado “convento de Cristo” que aún hoy se encuentra tras sus muros. Cuando en 1312 Clemente V ordenó la disolución de la Orden del Temple, el rey Dionís I de Portugal se debatió entre su obligación, como rey cristiano, de obedecer al Santo Padre (que por menos era capaz de montarle una Cruzada contra él) y su admiración por los monjes que tanto habían ayudado a su reino en la lucha contra los musulmanes.... y puede que algo más. El historiador y filósofo Paulo Alexandre Loução apunta en su libro “Los templarios en la formación de Portugal” (año 2000, editorial Esquilo) que resalta la historia paralela entre la llegada de los templarios a la zona y la independencia de Portugal de León y Castilla. El Temple fue, durante los primeros treinta años del nacimiento del nuevo reino, la única Orden que apoyó al primer rey portugués, Alfonso I el fundador.

Aunque ha pasado a la historia con el apodo de “el Labrador” su sucesor Dionís no era ni rústico, ni inculto. De hecho, bajo su reinado su capital, Lisboa, fue uno de los mayores centros europeos de la cultura y el conocimiento. Fundó la Universidad de Coímbra donde se enseñaban artes, derecho civil, derecho canónico y medicina; mandó traducir importantes obras y mantuvo en su corte uno de los mayores centros literarios de la Península ibérica. Pequeños detalles que los historiadores españoles, con cierto chauvinismo, tienden ha ignorar...

La cuestión está en que Dionís supo encontrar una solución para contentar al Santo Padre y a la vez a su sentido de la Justicia: Disolvió la orden del Temple como le ordenaban, (aunque no persiguió a sus freires) pero no repartió sus posesiones entre otras órdenes religiosas. Las dejó en custodia de la Corona portuguesa (y, oh casualidad, de hecho siendo responsables de los mismos los propios ex-templarios) y pasados siete años, en 1319, creó con esos mismos freires una orden nueva: la Orden de Cristo. Que, a veces, hay que cambiar algo, aunque sea el nombre, para que en el fondo todo siga igual. Muchos apuntan a que Portugal fue el último refugio al que llegaron los templarios de toda Europa que lograron escapar a la persecución papal.
Siempre bajo la protección directa de la Corona portuguesa, el Gran Maestre de la orden pasó a ser el propio rey a partir de 1551. En 1780 fue secularizada, y a  partir del siglo XIX su actividad se redujo al mantenimiento de sus bienes y se convirtió en una orden honorífica, la mayor distinción del Reino de Portugal. Con la abolición de la monarquía hoy es la Orden Militar de Cristo, destinada a los funcionarios portugueses que hayan destacado en el desempeño de sus funciones.

La visita al castillo es muy interesante. Está preparado para ser una fortaleza inexpugnable, con una doble muralla de planta poligonal irregular. Los muros están levemente inclinados para dificultar el asalto con torres de asedio, y reforzadas con torres cuadradas para no dejar ángulos muertos. En sus tiempos dentro de ambas murallas llegó a establecerse una población bastante grande, casi una pequeña ciudad, que fue desalojada hacia el siglo XVI.
Ahora, lo que nos encontramos dentro es “solo” el convento de Cristo. Construido casi al mismo tiempo que el castillo por el Maestre portugués del Temple Gualdim Pais (piensen que la sobras del castillo se iniciaron en 1160 y las del convento en 1162) de planta octogonal, esa forma geométrica que tanto gustaba a los del Temple. Señales de los templarios hay en todas partes, si se las sabe buscar: En el centro del gran patio se levanta una fuente, (otra vez) de planta octogonal y con forma de cruz templaria. El Cristo que se adora en uno de los frescos de la iglesia no está crucificado, sino vencedor y glorioso, tal y como lo representaban los templarios. Un Cristo solar, custodio de la Energía Secreta del Universo, es decir, del Verbo Divino o Demiurgo. Un “Cristo Luciferino”, es decir, “portador de la luz” (nombre con el que figuraba en los textos templarios y que tanto pie dio a que los condenasen por satanistas y herejes). El Cristo gnóstico parido del contacto entre el cristianismo occidental y las filosofías orientales.
Otros elementos claramente templarios que podemos descubrir son la cruz templaria, repetida hasta la saciedad, y un adorno muy peculiar: Una rosa con una cara barbuda en su interior. Algunos ven en ella al misterioso Baphomet, la figura pagana que según los enemigos de la orden los templarios adoraban.
Con todo, no se me obsesionen buscando rastros ocultos. O si lo hacen, háganlo con un buen libro delante que les indique la fecha de las diferentes ampliaciones y restauraciones: El edificio que hoy podemos contemplar fue muy reformado por uno de sus más importantes Grandes Maestres,  nada menos que Enrique el Navegante, hijo, hermano y tío de reyes, que ostentó el cargo desde 1420 hasta su muerte y fue, de hecho, el auténtico impulsor de la exploración y conquista del imperio portugués. Dicen que esta obsesión exploratoria venía del deseo templario de volver a oriente, a sus orígenes, aunque fuera costeando África, Aunque claro, no fue el único que hizo ampliaciones y restauraciones: en el convento hay elementos góticos, renacentistas, manieristas e incluso algunos barrocos. 



No nos olvidemos que estamos buscando un tesoro. ¿Dónde buscar? Evidentemente, bajo tierra. La tradición dice que unos pasadizos subterráneos comunican el convento de Cristo con  la iglesia de Nuestra Señora del Olivar, no lejos de Tomar, mandada construir igualmente por  Gualdim Pais, el constructor, no lo olvidemos, del castillo y el convento. Entre los adoquines del suelo de la iglesia es fácil encontrar dos hileras de una piedra más grande que las demás y mucho más blanca. Se dice que es la entrada del famoso pasadizo. Y que no sólo lleva al castillo-convento, sino también a un tercer lugar, secreto. ¿La cámara del tesoro?




viernes, 1 de diciembre de 2017

En busca del tesoro de los templarios 5: Los secretos de Toledo





Siguiendo con el rastro de  Gérard de Villiers, custodio del tesoro de los templarios, el siguiente lugar de nuestra búsqueda es la ciudad de Toledo. Las huellas de la orden están en toda la ciudad medieval, si uno sabe donde buscar. Siguiendo las indicaciones del profesor Luis Rodríguez Bausá (autor entre otros de los libros “Templarios de Toledo” y “Toledo Insólito”) podemos trazar una ruta en el mapa con los rastros de la misteriosa orden que han llegado a nuestros días:

Para empezar, las extrañas marcas al lado de la Puerta Llana de la catedral (según la versión oficial, de canteros, aunque son muy elaboradas para ser simples “firmas” de los que habían tallado la piedra). Rodríguez Bausá) supone que son signos templarios. Una firma o graffiti, si lo prefieren. Esto enlaza con la afirmación de otros estudiosos como Juan García Atienza y Rafael Alarcón Herrera que aseguran que fueron los templarios quienes financiaron la construcción de la catedral, iniciada tras la victoria cristiana en las Navas de Tolosa.

Siguiendo con la catedral en el exterior del ábside se encuentra la hornacina con la Virgen del Tiro, una virgen negra que según la tradición antes se veneraba en la iglesia de San Miguel el alto, la iglesia templaria de la ciudad. Enseguida llegamos a ella.

Llegamos al barrio de San Miguel. En la Plaza del Seco se encuentra la Casa del Temple, un albergue para peregrinos y miembros de la orden de paso, hoy convertido en restaurante. Conviene entretenerse paseando por las callejuelas del barrio, ya que fue, siempre según la tradición, el barrio templario por excelencia de Toledo.

Así llegamos a la iglesia (antes mezquita, aún conserva su torre mudéjar) de San Miguel el Alto (de ahí salió la Virgen del Tiro ¿recuerdan?). No hay que buscar mucho para encontrar el escudo del Temple en uno de los capiteles góticos y, (si les dejan subir) lo encontrarán también grabado en una de las campanas. Además, esta iglesia era el lugar de enterramiento tradicional de los templarios toledanos. En el claustro aún se puede ver el  gran "Cuadrado Mágico" del patio, compuesto por losas negras, en todo semejante al existente en San Pedro de Arlanza (Burgos), que una leyenda dice fue colocado allí por un sabio del monasterio templario de Alveinte, donde hubo otro igual, para robar su ciencia al Diablo. Busquen, a ver si la encuentran, la lauda funeraria del claustro, de 1194, perteneciente al judío Zabalab quien, tras bautizarse, llegó a ser presbítero de la iglesia templaría.
Con todo, lo que más choca es la pila bautismal del siglo XIII, de los caballeros templarios: Tiene forma de copa, es de piedra negra pulida y su borde muestra una inscripción cabalística con la cruz del Temple. Muchos dicen que es una representación, a escala, del auténtico Grial.

Pero si vamos en busca de tesoros ocultos... habrá que bajar al subsuelo. En todo el barrio de San Miguel se han encontrado cuevas y túneles ocultos. Algunos, si se pide permiso, pueden ser visitados: las “cuevas de San Miguel” y “la cueva de los Candiles”, entre otros. Pero es que según la leyenda buena parte del barrio estaba horadado, permitiendo a los miembros de la orden acudir a sus oficios secretos en la iglesia de San Miguel sin tener que pisar la calle. Uno de estos túneles conducía hasta el castillo de San Servando (hoy albergue juvenil), fortificación templaria que protegía el puente de Alcántara. Es decir, el acceso a la ciudad. Tras la detención de los miembros de la orden, muchos de esos túneles y cámaras fueron cegados por los propios templarios.


Si están pensando que es un buen lugar para empezar a excavar... buena idea, pero otros ya la han tenido antes: El más famoso, el arzobispo de Toledo, Pedro Tenorio, que en 1375, nada más acceder al cargo, mandó registrar los subterráneos existentes bajo la iglesia y la Casa del Temple, e incluso vaciar algunos túneles que encontró cegados. No encontró la mítica Mesa de Salomón, ni el Arca de la Alianza, ni el Santo Grial... pero sí encontró un tesoro: Una cámara secreta con una gran cruz de oro y piedras preciosas y a su alrededor, como defendiéndola, un grupo de cadáveres de caballeros templarios, milagrosamente momificados... O eso dice la tradición. Loa aguafiestas señalan que la cruz era románica, de piedra y de doble brazo, y que los cadáveres de los templarios no es que estuvieran defendiéndola... sino que habían sido enterrados allí. ¿Y la momificación? Un proceso natural debido a la sequedad de la roca.

Si desean saber más sobre el tema de Toledo y los templarios, y de una fuente más docta sobre el tema que la mía, les recomiendo que se pasen por el  Monasterio Imperial de San Clemente. Allí hay una exposición permanente sobre los templarios en la ciudad, y se pueden comprar billetes para una excursión nocturna por los rincones templarios de Toledo que no les dejará indiferentes.

martes, 31 de octubre de 2017

En busca del tesoro de los templarios 4: La isla templaria del Báltico


La pequeña isla de Bornholm (apenas treinta y dos kilómetros de largo por dieciséis de ancho) se encuentra al este de Dinamarca, entre la costa sur de Suecia y al norte de Polonia. Existe la teoría bastante más que sólida que su nombre procede del pueblo escandinavo de los burgundios, que dominarían la isla entre los siglos III y V. De hecho, el nombre de la isla en nórdico antiguo era Bungundarholm. En el primer texto escrito en el que aparece (en el siglo IX) lo hace como “Burgenda Land”. Tierra de burgundios, vamos. No se me extrañen tanto. ¿De dónde creen que viene la palabra “Borgoña” “Bourgogne (en francés)” “Burgundy (en ingles)”? Es que los burgundios, como muchos invasores bárbaros, eran muy viajeros hasta que encontraban un lugar a su gusto en el que acomodarse... masacrando a los habitantes originales si se ponían tontos, claro. Actualmente la isla es danesa, aunque en el pasado fue controlada por Suecia y la liga Hanseática. En la segunda guerra mundial fue ocupada por los alemanes y “liberada” (tras duros bombardeos) por los soviéticos, que la ocuparon hasta irse (bastante a regañadientes) en 1946. Es un destino turístico popular en los países bálticos. Su clima es agradable, tiene bonitos paisajes y se pueden visitar las ruinas del castillo Hammershus en el extremo noroeste, un montón de menhires de tiempos druídricos (varios centenares, de hecho) así como las cuatro curiosas iglesias ¡redondas! que hay en la isla.

Bornholm se puso en el punto de mira de los cazadores del tesoro templario cuando, en el año 2006, Erling Haagensen y Henry Lincoln publicaron su libro “La isla secreta de los templarios”, en la que afirmaban que esta isla fue el destino del barco de Gérard de Villiers, (el que zarpó del puerto de la Rochelle con quince enormes cofres llenos de riquezas ¿recuerdan?)

La relación entre daneses y templarios venía de antiguo. Ya en 1162 el arzobispo danés Eskil viajó a Francia para entrevistarse con el entonces Gran Maestre de los Templarios, Bertrand de Blanchefort. La razón oficial fue proponerle una cruzada contra los paganos de la costa oeste del mar Báltico, en los territorios que hoy son de Estonia y Letonia. Todo hay que decirlo, los templarios rechazaron la propuesta (andaban muy liados con Tierra Santa para dividir fuerzas). La Cruzada se llevaría a cabo finalmente en 1198, y los que llevaron el peso de la lucha contra los paganos bálticos en los años siguientes fueron los caballeros Teutónicos.

Aunque la misión fue un fracaso, parece que se estableció una corriente de entendimiento entre el clero danés y los templarios. Según parece por influencia de la orden (y posiblemente financiadas por estos) se construyeron esas curiosas cuatro iglesias redondas en la isla de Bornholm, un lugar aislado, de escasa importancia táctica, y de ser preciso fácil de defender. El diseño de estas cuatro iglesias es muy curioso: la disposición del coro y del ábside están directamente relacionados con una rotonda circular formando círculos concéntricos que interactúan entre sí. La bóveda de la rotonda está apoyada en una columna central única. Este diseño coincide con la capilla de la fortaleza llamada “Chatéau Pelerin”, en Ashlit, Palestina, construida por... ¿lo adivinan? Los templarios.

En 1955 se realizaron unas discretas excavaciones bajo la iglesia de Oesterlar, la más grande de las cuatro iglesias redondas. Se encontraron vestigios que parecían responder a la existencia de una cripta secreta, hasta ahora no encontrada. Los arqueólogos también creen que por lo menos en otra de las iglesias redondas, la de Olsker, también tiene un subterráneo que hace años fue cegado.

De hecho, en la isla sí se encontró un tesoro. Fue en 1985, en un prado de la isla. Consiste en más de 3.000 figuritas de oro, de apenas 3 cm de longitud, acuñadas en troqueles con gran lujo de detalles. Los arqueólogos las fechan entre los siglos V y VII,

Así que ya saben... si les apetece hacer turismo por el báltico... no dejen de visitar la isla de Bornholm. Aunque les recomiendo que disfruten del paisaje y de las playas y no se rompan demasiado los cuernos haciendo cálculos matemáticos entre las cuatro iglesias redondas, trazando figuras geométricas en el plano y buscando criptas subterráneas.

Que una cosa es la afición, y otra la obsesión.

lunes, 2 de octubre de 2017

En busca del tesoro de los templarios 3: Los secretos de la capilla Rosslyn






Llegar a Rosslyn no es nada difícil. Se encuentra a unos 15 km. de la capital de Escocia, Edimburgo. Hay incluso líneas regulares de autobuses que llevan hasta allí, si uno es un turista de los de mochila y sandalia y no quiere alquilar un coche. Y es una excursión bastante popular, desde que el bocazas de Dan Brown citara la capilla en su novela “El código Da Vinci”.

 La capilla de Rosslyn empezó a construirse en 1446, por orden de William SinClair, primer conde de Caithness y tercer príncipe de las islas Orcadas. La idea original era construir una colegiata consagrada a San para que su familia tuviera un lugar de oración digno cerca de su castilo, pero como suele pasar con las obras (sean del tipo que sean) la cosa se le fue un poco de las manos, y tras 38 años de trabajos, sólo se había construido una capilla... y en capilla se quedó.

Maliciosos dicen que, de haber vivido más el señor William hubiera acabado siendo no ya colegiata sino catedral, pero como el hombre se murió... pues se acabó el dinero y se acabaron las obras. Algunos dicen que el sueño del tal William era en verdad ambicioso, pues lo que intentaba era ¡reproducir el Templo de Jerusalén! Y si usted, lector, tiene unos conocimientos mínimos de Historia y maneja fechas con cierta fluidez, ya estará con la madre de todas las moscas detrás de la oreja: ¿1446? ¡Pero si los templarios fueron disueltos en toda Europa en 1308! Bueno, sí... y no. Una de las tradiciones que rodean el desaparecido tesoro de los templarios apunta que el barco de Gérard de Villiers, (el que zarpó del puerto de la Rochelle con quince enormes cofres llenos de riquezas, ¿recuerdan?) buscó refugio precisamente en Escocia. ¡El tesoro perdido de los templarios! Los templarios huidos se organizaron bajo el liderazgo de Pierre d´Aumont, que los lideró en la batalla de Bannockburn (1314) apoyando al rey escocés, Robert Bruce, contra las tropas inglesas de Eduardo II. Agradecido, Robert Bruce (o Robert I de Escocia, como prefieran) les otorgó su protección, aunque tuvieron que cambiar de nombre, claro (lo de “Orden del Temple” no tenía muy buena fama esos días). Eligieron llamarse “la Orden de San Andrés del Cardo”, y se mantuvieron en un discreto segundo plano de los avatares de la Historia (por lo menos hasta 1687, fecha en la que Jacobo VII modificó los estatutos de la orden... pero eso es otra historia).

Sea como fuere el mítico tesoro de los templarios habría sido entregado para su custodia al clan de los SinClair... ¿Y por qué a ellos? Porque descendían de la familia normanda de los Saint-Clair... familia emparentada con el fundador de la orden templaria, Hugo de Payens. La capilla de Rosslyn sería un relicario exquisito que albergaría el mayor tesoro de todos los tiempos. Tesoro no tanto monetario sino místico: el Santo Grial, el Arca de la Alianza, los Rollos perdidos del Templo de Jerusalén, la Cabeza Embalsamada de Juan el Bautista, la Virgen Negra tallada por San Lucas... Siempre según la tradición, a esa cámara se accede desde una pequeña cripta cuyas escaleras están junto al llamado “pilar del aprendiz” (una maravilla inconfundible, con su propia leyenda de celos y asesinato incluída). En la entrada de la cripta, una inscripción en latín un tanto satírica: “FORTE EST VINUM. FORTIOR EST REX. FORTIORES SUNT MULIERES: SUPER OMNIA AUTEM VINCIT VERITAS”. “(El vino es fuerte. El rey es más fuerte. Las mujeres son más fuertes aún: pero por encima de todo triunfa la Verdad)”. ¿Y la entrada a la supuesta cámara de los tesoros, que se encuentra en la cripta? Nadie la ha encontrado aún, aunque es opinión unánime que las claves se encuentran en la recargada decoración de la capilla.

Así que, si son verdaderos buscadores de secretos templarios, les invito a que estudien las escenas de la crucifixión o la expulsión del Jardín del Edén, cuenten los duendes del bosque (green man, hombres verdes. Hay más de cien ocultos en la decoración). También se pueden encontrar un camello, una danza de esqueletos, un ángel tocando la gaita, un rostro que dicen representa a Robert the Bruce e incluso lo que unos dicen que son ¡mazorcas de maíz! Dicen que esto último es debido a Henry de SinClair, abuelo de William, que según algunos exploró la tierra al este de Groenlandia, llegando a América del Norte siguiendo los pasos de los vikingos. Los académicos tradicionales, que son unos aguafiestas, dicen que son representaciones estilizadas de tallos de trigo. O de fresas. O de lirios. Lo quesea, menos de maíz, que no se cultivó en Escocia hasta cientos de años más tarde. En fin, para terminar, tengan cuidado con su particular investigación del edificio y los alrededores... Algunos dicen que, en realidad, es un portal a... “otro lado” y que de cuando en cuando, inexplicablemente, desaparece gente. Así que ustedes verán...